Novedades
07-09-20
Colaboración con el Museo Italiano de Melbourne

El MUNTREF Museo de la Inmigración participó de una videoconferencia junto a la institución australiana en la que abordó las tensiones identitarias que atravesaron a la colectividad italiana en Argentina.

 

Bajo el título Contiendas por la italianidad. Los italianos en Argentina desde el comienzo de la inmigración de masas hasta la Gran Depresión (1930), el investigador y productor de contenidos del MUNTREF Museo de la Inmigración, Marcelo Huernos, disertó sobre las tensiones identitarias que atravesaron a la colectividad italiana asentada en nuestro país desde su llegada a fines del siglo XIX hasta el fin de la década de 1920.

Invitado a participar de la serie de videoconferencias Italian Australian cultural series on line organizadas por la Italian Assistance Association (Co.AS.IT) para su Museo Italiano de Melbourne, Huernos hizo su conferencia a través de un vídeo de casi media hora de duración en el cual detalla la compleja relación de los migrantes italianos y sus descendientes con su cultura de origen. “El eje está puesto en la italianidad y la puja entre el Estado argentino y el Estado italiano, que se disputaban ese capital humano que eran los hijos y los nietos de los inmigrantes”, explicó.

De acuerdo a él, esa pelea tuvo lugar porque los italianos que arribaron en esa época, a pesar de que estaban más identificados con pequeñas regiones y comarcas que con una nación, construyeron en nuestro país una identidad italiana de la cual sentirse orgullosos. “Si bien no había mucho en común entre alguien de la Lombardía y alguien de Calabria, ambos necesitaban construir un nosotros que los contuviera”, apuntó el historiador. 

La disertación pone énfasis en los factores que contribuyeron al proceso de integración a la cultura local como el cambio en las condiciones socioeconómicas que permitieron la movilidad social ascendente, el pasaje a los barrios y la interacción con otras culturas y tradiciones en los clubes deportivos, asociaciones vecinales y sociedades de fomento, y la obligatoriedad de la escuela pública y del servicio militar. 

“La escuela como transmisora de valores cumplió un rol clave. Había que crear un sujeto que estuviese orgulloso del pasado local, para esto se articularon los festejos de las fiestas patrias y el relato de las guerras de independencia para que ese hijo de italianos pudiera oponer a la grandeza de Italia, de Julio César y del Dante, la de figuras como San Martín, Belgrano o Güemes”, ejemplificó Huernos. 

Pero mientras la escuela argentina operaba para infundir identidades patrióticas, en los años veinte el fascismo empezaba a tener un rol muy activo en tratar de captar a los italianos que vivían acá y su descendencia a través de organizaciones como los Fasci Italiani all’Estero. 

“El conflicto era ese, Italia los quería italianizar y Argentina argentinizar. La integración es algo que en Australia no tiene tanto tiempo, mientras que en nuestro país ocurrió hace más de cien años, de ahí el interés que tienen en conocer estos procesos”, resumió Huernos.  

Además, el investigador adelantó que esta colaboración con Co.AS.IT es el inicio de futuros intercambios para un congreso internacional sobre las diásporas italianas, pensado para el año que viene con sede en el MUNTREF.