• Texto curatorial

    Ali Kazma, nacido en Estambul en 1971, utiliza principalmente video para investigar situaciones, lugares y estructuras relacionados con la capacidad del hombre de transformar el mundo y, de ese modo, construye gradualmente un archivo sobre la condición humana.

    Lugares subterráneos reúne varias obras creadas entre 2006 y el presente. El título de la exposición está vinculado al video Subterráneo realizado en una fábrica de tuberías. Aun cuando la obra remite directamente a la actividad subterránea global de las cañerías y su función de trasmitir energía y fluidos, su título también evoca la relación entre los aspectos visibles e invisibles de la realidad.

    El tema de Maestro relojero (2006) es el trabajo de Recep Gürgen, un artesano turco de Estambul, quien “revive” un reloj del siglo XIX, desarmándolo, limpiándolo y volviendo a montar de memoria todo el mecanismo. El saber y la destreza que los gestos del maestro revelan también pueden verse en Caligrafía (2013), donde la hábil aplicación del cálamo de bambú pone de relieve la tradición. Estas obras llaman la atención sobre el indispensable valor de los procesos de producción manual, ignorados en la cotidianeidad de la sociedad de consumo.

    Eléctrico (2016), un tríptico en video, está compuesto por tomas en primer plano de cables de alto voltaje, que se van enrollando en lentos movimientos circulares. Esta contemplativa obra es, en realidad, una composición abstracta en la que el reflejo de la luz en la textura de los distintos tipos de cable resalta el movimiento y los diseños que crea el material. Además de hacer referencia a la superficie pictórica del arte moderno abstracto, también puede interpretarse como una reflexión sobre la velocidad de las comunicaciones globales, o incluso como un comentario sobre la inmensa riqueza y el poder de la industria en nuestros días.

    Los films de Kazma son resultado de una aguda aunque distanciada observación: el artista nunca interfiere en las escenas que filma. Potentes y auténticas, sus obras también acercan al espectador a los temas que tratan por medio del sonido ambiental y los detalles concretos.

    Ceramista (2007) y Taxidermista (2010) muestran los gestos y las herramientas específicas empleados por los artesanos. Lo que Ali Kazma destaca aquí es la importancia física, estética y temporal de esas técnicas.

    Otras obras exploran la idea de espacio: superficie, profundidad y lugares determinados. Bóveda (2015) fue rodada en las islas Svalbard, cerca del Polo Norte. Al pasar del entorno ventoso y cubierto de nieve a los espacios interiores, las heladas paredes, las estanterías y las cajas metálicas etiquetadas revelan la finalidad del edificio: la preservación de cientos de miles de especies de semillas. Norte (2017) muestra una mina de carbón abandonada, no lejos de Svalbard. Ella representa la compleja historia relativamente reciente de la región, marcada por la cultura soviética durante más de cincuenta años (1936-1991). La arquitectura industrial y los objetos históricos que quedaron allí son testimonio de la fuerte presencia ideológica de este antiguo ambiente de trabajo.

    Varios videos presentan situaciones en las que son evidentes las huellas de actividad histórica y política. Por ejemplo, Mina (2017), filmada en el desierto de Atacama, exhibe las ruinas de una mina de nitrato que dejó de funcionar a fines de la década de 1930 y que en los ‘70 se convirtió en un campo de concentración para obreros, abogados, artistas y escritores durante el régimen de Pinochet.

    Pasado (2012) muestra el yacimiento arqueológico de Bibracte (Borgoña, Francia). El artista describe las actividades vinculadas a este lugar de importancia histórica: excavaciones, conservación, investigación y preparación de modelos de los objetos para el museo. Este díptico en video evoca el elemento temporal, pasado y presente, a medida que se revela la historia y se adquiere y comparte conocimiento. El relato visual de Casa de letras (2015), en cambio, registra la intimidad de la casa donde vivió el escritor Alberto Manguel en el sur de Francia.

    Esta muestra testimonia cómo la amplia variedad de temas que abarca la obra de Ali Kazma refleja su inmensa curiosidad y su deseo de relacionar la documentación con la narrativa visual estética. Él sostiene que la postura política de su trabajo reside en la afirmación de que la complejidad y la singularidad son aspectos esenciales de la riqueza de nuestro mundo contemporáneo.

    Pia Viewing

    Curadora

  • MUESTRA DE ALI KAZMA EN EL MUNTREF CENTRO DE ARTE CONTEMPORÁNEO

    Lugares Subterráneos, del reconocido artista turco, se inaugurará el 29 de junio a las 13:00 horas en la Sede Hotel de Inmigrantes con la colaboración del Jeu de Paume. El día previo, habrá una charla con el artista en la Sede Rectorado Centro

    La apertura de la muestra Lugares Subterráneos, de Ali Kazma, se dará en el marco del 14º Encuentro Sur Global y como parte de la colaboración entre el Jeu de Paume de Francia y el MUNTREF de Argentina.  Con curaduría de Pia Viewing, consta de 15 piezas audiovisuales que datan desde 2006 hasta la fecha.

    Kazma es un artista itinerante, que suele viajar por el mundo trabajando fundamentalmente con fotografía y videos que se interrogan por el sentido de la actividad humana, los medios de producción de los hombres y su relación con la naturaleza.

    “Investiga situaciones, lugares y estructuras relacionados con la capacidad del hombre de transformar el mundo, y de ese modo, construye gradualmente un archivo sobre la condición humana”, agregó la curadora.

    Entrelos videos que se exhibirán,  hay varios dedicadas a los oficios manuales, que rescatan las formas  artesanales ignoradas en la cotidianidad de la sociedad de consumo. Forman parte de esta selección Maestro relojero (2006), Caligrafía (2013), Ceramista (2007) y Taxidermista (2010). “Lo que Kazma enfatiza aquí es la importancia física, estética y temporal de estas técnicas”, indicó Viewing.

    Otras obras, en cambio, exploran la idea del espacio. Bóveda (2015) fue rodada en las islas Svalbard, cerca del Polo Norte,  donde entre el entorno ventoso y cubierto de nieve, muestra un edificio que preserva cientos de miles de semillas. Norte (2017)exhibe una mina de carbón abandonada que antiguamente estaba bajo influencia soviética, y Mina (2017) hace lo propio con un yacimiento de nitrato en el desierto de Atacama que luego se convirtió en un campo de concentración para obreros, abogados, artistas y escritores durante el régimen de Augusto Pinochet. Asimismo, Pasado (2012) trabaja el devenir del asentamiento arqueológico de Bibracte, y Casa de Letras (2015) registra la intimidad de la casa donde vivió el escritor argentino y actual director de la Biblioteca Nacional, Alberto Menguel, en el sur de Francia.

    A propósito de esta última obra y como antesala a la inauguración de la muestra, Manguel sostendrá una charla abierta al público junto a Kazma,  el 28 de junio a las 18:30 horas en el Auditorio de la Sede Rectorado Centro de la UNTREF, en Juncal 1319, CABA.

    Como informaron el director del MUNTREF, Aníbal Jozami, y su subdirectora, Diana Wechsler, en el segundo semestre de 2019, el Museo de la Universidad Nacional de Tres de Febrero producirá en Francia con el Jeu de Paume una muestra de la fotógrafa Annemarie Heinrich, fruto de la investigación y recopilación de su obra realizadas por el Instituto de Investigaciones en Arte y Cultura Dr. Norberto Griffa de la UNTREF.