“Hay una musicalidad que mora en cada persona”

Proyecto sikuriada nació en 2010 con la intención de generar un encuentro social entre la UNTREF y la comunidad .

06-04-2018

Dirigido por Daniel Judkovski, coordinador adjunto de la Licenciatura en Música de la UNTREF, en conjunto con Fernando Barragán, músico, luthier e investigador, se acerca a la comunidad la posibilidad de crear y tocar un instrumento propio, el siku.

El proyecto funciona desde 2015 a través del programa de voluntariado universitario del Ministerio de Educación de la Nación y la UNTREF, que colabora y coordina a través del programa de extensión de la Licenciatura en Música.

El voluntariado consiste en una capacitación de producción y ejecución de sikuris con el Maestro Barragán, referente principal de la sikuriada en Latinoamérica, para luego ir a escuelas primarias públicas a trabajar lo aprendido con los alumnos. El objetivo es generar un proceso de encuentro entre los jóvenes a través de la música y cultura latinoamericana

Transmitir conocimientos para generar valor propio

Guiado por el espíritu de abrir y extender el espacio del aula de la universidad, se organizan salidas a escuelas, en las que se trabaja de manera comunitaria, mientras se profundiza en la cosmovisión andina, a través la transmisión oral del instrumento. 
 
En el proyecto se trabaja con un sistema de apadrinamiento donde cada uno de quienes fueron capacitados acompaña y transmite lo aprendido. En este sentido, se refuerza una búsqueda por la identidad, “cada chico o chica le imprime su nombre al proyecto, se trabaja en contra de la homogeneidad que hoy en día da la globalización y se refuerzan las subjetividades personalmente con cada uno, cada instrumento que se construye tiene un peso fuerte en sí mismo” explicó Fernando Barragán a Estación UNTREF.

Ayni, del quechua: reciprocidad 

El siku es un instrumento que, por sus características particulares permite recorrer el concepto de complementariedad y diálogo, como explicó Daniel Judkovski a Estación UNTREF: “el siku no tiene todas las notas, tiene la mitad. La otra mitad la tiene un compañero o compañera, así se trabaja en un sistema que se llama arca ira, donde está quien pregunta y quien responde o continúa, entonces la música se va construyendo de a pares".

El encuentro y la unión son también dos ideas que recorren a la sikuriada. La forma en la que se organiza el espacio y la gente que participa del encuentro, de manera circular, genera y habilita el contacto visual y la cercanía. A la hora de tocar el instrumento se genera una horizontalidad entre quienes forman parte, donde al tocar simultáneamente en las rondas, nadie es más participativo que otro. 

Los encuentros de capacitación se realizan los días martes en la Sede de Caseros II de 14.30 a 17.30 horas. Si querés formar parte del proyecto, podés contactarte a: sikuriada@untref.edu.ar.



Nota relacionada