“La carrera de Gestión del Arte y la Cultura se anticipó al futuro”

Andrés Gribnicow es graduado de la Licenciatura en Gestión del Arte y la Cultura. En esta nota te contamos su paso por la UNTREF y las diversas salidas laborales que ofrece la carrera.

22-09-2017

Andrés Gribnicow forma parte de la primera generación de alumnos de la Licenciatura en Gestión del Arte y la Cultura de la UNTREF y actualmente se desempeña como Subsecretario de Economía Creativa en el Ministerio de Cultura de la Nación. Desde su infancia siempre le interesó el universo de la cultura y el arte: “Me acuerdo a los 10 o 12 años cuando iba con mis padres al Centro Cultural Recoleta y les decía que quería trabajar ahí cuando sea grande”.

Como estudiante transitó por distintas disciplinas, pero poco a poco se fue volcando a la producción de eventos, espectáculos y exposiciones, que lo llevaron a la Universidad de Tres de Febrero. “La carrera se anticipó al futuro, hoy vivimos por suerte en una sociedad donde los gestores culturales somos profesionales”, expresó Andrés.

La Licenciatura tiene una duración de cuatro años y cuenta con un título intermedio de Técnico en Gestión del Arte y la Cultura. Los egresados son profesionales capaces de promover actividades culturales y generar propuestas destinadas a mejorar su eficacia operativa.  

“En mi puesto actual me encuentro a cargo de las políticas públicas que tienen que ver con mejorar las condiciones de quienes viven de la cultura. Pienso que eso no podría haber pasado si no hubiera hecho la carrera”, afirmó.

 “La universidad, cuando diseñó su currícula y eligió a los docentes, pensó en calidad total para todos”.

En cuanto a la salida laboral, los graduados en esta área poseen diferentes campos de inserción laboral que van desde organismos estatales, gestión de las organizaciones de las artes, empresas de las llamadas industrias culturales, gestión vinculada a ONG, teatros comunitarios, entre otros.

“La universidad cuando diseñó su currícula y eligió a los docentes, pensó en calidad total para todos”, reconoció Gribnicow.

Andrés es un ejemplo de inserción laboral de la carrera y encontró en la universidad un espacio de aprendizaje y proyección de sus metas personales.