Jeremías Tejo: "Siempre estamos a tiempo de cambiar el rumbo"

Jeremías es egresado de la Licenciatura en Artes del Circo y en esta nota te contamos su historia y la decisión que lo llevó a pasar de Medicina al Circo sin alejarse del ámbito académico.

11-08-2017

Jeremías Tejo es oriundo de la ciudad de Dolores, Provincia de Buenos Aires y como muchos jóvenes, tuvo que trasladarse a la capital para poder estudiar una carrera universitaria. De espíritu autodidacta y aficionado por los malabares, Tejo se adentró en la ciudad y en una primera instancia optó por la carrera de Medicina en la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, a los pocos meses reconoció que no era lo que realmente le apasionaba y paralelamente se enteró de la existencia de la Licenciatura en Artes del Circo que dicta la UNTREF y decidió inscribirse al curso de ingreso lleno de incertidumbres. 

¿Estudiar circo en una universidad? Fue lo que se cuestionó dada la esencia práctica y callejera de la disciplina. Una vez en la carrera, el egresado pudo comprobar la importancia del seguimiento de los profesores y la rigurosidad en las instancias de evaluación que incentivan el desarrollo de producciones propias. Y destacó el entrenamiento físico, el nivel profesional de los distintas especializaciones y la salida laboral de la carrera.

La licenciatura utiliza la producción como metodología de aprendizaje formando artistas capaces de producir espectáculos de alto contenido artístico y técnico, preparados para crear y diseñar espacios y situaciones en los modos y códigos de representación de las disciplinas del circo. A mitad de año, los estudiantes llevan adelante las muestras de los trabajos que realizan a lo largo del cuatrimestre, un modo de dar a conocer sus producciones a la comunidad.

Jeremías, como muchos otros, decidió cambiar el rumbo de su vida y encontró en la universidad un espacio de aprendizaje, perfeccionamiento y contención a sus sueños.